viernes, octubre 16

Sobre el verbo madrugar



Dice el dicho que “no por mucho madrugar amanece más temprano”, pero el gobierno ha sabido pasarse por el arco del triunfo la sabiduría popular y madruga no sólo para amanecer antes de lo normal, sino para chingar mientras todos están amodorrados. Que no se diga que los burócratas no son estrategas calificados, que rebuznan, sí, pero cumplen con su noble fin: seguir hundiendo a este país en la mierda.
Hasta la Real (y misógina) Academia Española reconoce el significado coloquial del verbo madrugar (“anticiparse a la acción de un rival o de un competidor”), que en México ha adoptado variantes como “madruguete”. Y Operación Madruguete fue lo que la autoridá desplegó el pasado fin de semana, pues mientras todo el pueblo estaba embobado, brincando, chupando y gritando que “nos vamos al Mundial”, la tira tomaba Luz y Fuerza del Centro.
Al otro día, aún con la cruda encima, los electricistas se enteraron de que ya no tenían chamba. “Gracias por participar, pasa por tu liquidación a la ventanilla sepa-la-chingada”
La Operación Madruguete fue todo un éxito. Hoy, el “presidente del empleo” aventó a la calle a una horda de desempleados hambreados y puso a temblar a los sindicatos charros (perdón por el pleonasmo). Estaría bien que también se chingaran a Elba Esther, digo yo.
Antes de que me empiecen a joder quiero aclarar que no apoyo a LyFC. Su servicio siempre me ha parecido una porquería y su trato al cliente es una grosería en grado superlativo. Tampoco me vayan a recetar, por favor, el choro sobre la importancia y las conquistas del sindicalismo mexicano. No dudo que en sus inicios los sindicatos hayan sido la neta; no dudo tampoco de su labor en pro de la clase trabajadora. Pero no por su importancia histórica se puede tolerar y justificar que hoy sean cuevas de ladrones dedicados a sangrar a quien se supone deben proteger.
Lo que me parece el colmo es que el gobierno de ese pendejo apellidado Calderón siga dándonos en la madre. Yo pensaba que sus neuronas no daban para tanto, pero en tiempo récord ha conseguido enjaretarnos impuestos, desmadres con el narco, más desempleo, más pobres y más jodidez. No cabe duda que sí sabe madrugar.

No hay comentarios: