jueves, septiembre 20

Peras al olmo

Estimado Fe-Cal, presidente espurio:
Haré un esfuerzo sobrehumano para hablarle —o escribirle, en realidad— de usted, trato que destino sólo a las personas que me inspiran simpatía, admiración o respeto. Usted no me inspira, ni por error, nada de eso, pero haré una excepción sólo porque, aunque no lo sepa, usted y yo somos —para mi desgracia— un par de leos nacidos un 18 de agosto de distintos años, aunque del mismo siglo.
Hecha la aclaración, vayamos al grano: me permito escribirle esta misiva para increparlo por la liliputense progenitora que posee. Hace unos días me enteré de que tiene usted la intención de aumentarse el sueldo. Que pidió a los diputados le cumplieran el sueño de ganar 58 mil 40 pesos más al mes durante 2008, lo que hará que se embolse algo así como 2 millones y medio de varos al año, más 832 mil 136 pesos en prestaciones.
Entiendo poco de finanzas, y menos a esos niveles, así que no me voy a poner a sumar cuánta lana va a sangrarle al país durante el siguiente ejercicio fiscal. Lo que quiero decirle es que lamento sinceramente que el cacareado discurso de la austeridad le esté revoloteando en los tanates, o lo que es lo mismo: que se lo haya pasado por el arco del triunfo, pese a que usted mismo se bajó el sueldo al iniciar su administración.
Siempre me ha importado un rábano saber cuánto gana la gente porque, salvo contadas excepciones, suelo entablar relaciones con personas decentes y trabajadoras, de modo que lo que sea que perciban a la quincena, me parece un justo intercambio por sus actividades y talento. En su caso la cosa cambia, porque tengo mis dudas acerca de que usted trabaje y, sobre todo, porque como me he cansado de repetirlo, usted no es mi presidente y el único talento que yo le conozco es el de aparecer de repente —como el conejo que sale del sombrero de copa de un mago—, justo como hizo el día de su toma de protesta.
Ya se que la vale gorro, pero 2 millones y medio de pesos al año me parecen una mentada de madre y un pago excesivo a las horas nalga que hace usted en los Pinos, sobre todo si pienso que para ver todo ese dinero junto, yo tendría que trabajar durante más de treinta años, sin gastar absolutamente nada, es decir: sin tragar, sin rentar casa, sin pagar luz, gas y esas minucias domésticas en las que se va el miserable presupuesto del mexicano. Y las posibilidades de que tal milagro ocurra dependen, por una parte, de que mi jefe no me de una patada en el orifánfano y me deje desempleada y, por otra, de que yo consiga un bondadoso marido que me mantenga —pero ya me quedé de muestra, dicen por ahí— y pueda acumular el producto del sudor de mi frente.
Como esa situación no existe más que en mi imaginación, siento algo así como un retortijón en la panza —y no son las tripas, sino mis trompas de falopio enredadas en nudo ciego— cuando pienso en toda la lana que usted “gana”, mientras al país se lo carga la chingada y el populacho estira los pesos y los centavos para que le alcance para la comida de mañana.
¿Sería mucho pedir que tuviera un poquito de decencia? Yo se que es difícil que siquiera conozca la palabra, pero el día que quiera se la enseño en un diccionario. Me queda claro que usted se cayó de la cuna cuando era chiquito y eso afectó irremediablemente sus facultades mentales, pero ¿por qué además de idiota tiene que ser ojete? ¿No tiene suficiente con ser panista y por ende analfabeto? Tenga un poco de piedad con los desharrapados, tantita méndiga vergüenza, aunque sea un gramito de empatía o lo que sea que necesite para no robar en despoblado. Aunque seguramente eso será pedirle peras al olmo, como dicen en mi pueblo.

PD. Por cierto, también me enteré de que Hacienda salió en su defensa diciendo que es falso que usted haya pedido un aumento de sueldo, pero la mera neta, entre creerle a La Jornada y a las ratas de la SHCP, no dude que me voy —que de hecho me fui— con la primera opción. ¡Saluditos!

1 comentario:

Pp dijo...

Hay que tener en cuenta que La Jornada es algo así como el canal de prensa del PRD, pero si en verdad se quiere aumentar el sueldo, que poca...

SAludos